Los cuencos tibetanos antiguos, también conocidos como cuencos de 7 metales:
No existen datos certeros sobre su origen, si bien no parece provenir del budismo, sino más bien de una religión chamánica pre-existente (y aún viva en algunos poblados) llamada Bon. De acuerdo a la tradición se usarían estos cuencos como instrumentos de sanación. Son estos din duda los que nos ofrecen una mayor calidad, con gran riqueza de armónicos, capacidad de vibración y profundidad, especialmente a medida que su tamaño es mayor.

El tipo Jambati antiguo se caracteriza por tener un mayor grosor en las paredes del cuenco, siendo éstas más rectas y abiertas respecto a su base. Estos cuencos son los de mayor calidad en general y muestran al golpeo un gran equilibrio entre las notas que lo componen. Normalmente los graves son muy profundos y los agudos pueden ser muy coloristas, destacando su capacidad de vibración y penetración cuando lo colocamos cerca de nosotros.